La clausula que falta

Buenos días desde #mislunesenfacebook, hoy voy a hablaros de una cláusula que tendría que ser obligatoria en todo tipo de contratos, ya sean contratos profesionales o emocionales. La cláusula es la siguiente: “ cuídate a ti y cuida del otro”. Os imagináis esta cláusula en los contratos de trabajo? Creo que si os la encontraseis flipariais un buen rato. Cuidar de ti y del otro significa tener claro que cosas no tienen que pasar para que las líneas de flotación de las dos partes se vean afectadas. Cuidar de ti y del otro significa entender que el otro es una proyección tuya y tú eres una proyección del otro, que somos individuos que pertenecemos a una entidad superior que es un conjunto, un conjunto armónico, entendiendo la armonía como el equilibrio para que las cosas que sucedan sean beneficiosas para ambas partes. Una vez se firma esta cláusula, en el momento que tengáis indicios de que no la podáis sostener, sed honestos con vosotros mismos. Se pueden tomar tres decisiones al respecto cuyas consecuencias no hace falta que comente. Una decisión es el dialogo sincero sin agresividad y a partir de aquí actuar de la manera más sostenible y óptima posible para vosotros. Otra decisión es salir del conjunto con la menor agresividad posible, y la última decisión es seguir en el proyecto con aceptación. Simplemente deciros que si aceptáis con resignación, el sufrimiento puede hacer que no ofrezcáis vuestra mejor versión, ni a vosotros mismos, ni a la otra parte, ni a otras partes. No digo que sea fácil tomar decisiones, pero por lo menos seamos conscientes de cómo se encuentra nuestro conjunto o nuestros conjuntos. Os deseo una semana muy armónica desde Tenerife.